Finaliza la exención del IVA para alimentos básicos y buscan alternativa

El Gobierno no mantendría la exención del IVA en la compra de alimentos básicos que rige hasta hoy. Así a partir del 1 de enero estos productos volverán a pagar este impuesto, según publica Clarín.

El equipo de Alberto Fernández informó que busca alternativas para atenuar el impacto en los bolsillos. Entre las opciones estarían analizando una prórroga parcial. Por ahora lo que está confirmado es que a fines de enero se podrá en marcha un reintegro de hasta $ 700 para los jubilados que cobran la mínima y para quienes perciben la AUH sobre las compras de alimentos y bebidas que realicen. Otra opción que se baraja es ampliar la cartera de precios cuidados.

En agosto pasado, el entonces presidente Mauricio Macri dispuso por decreto la exención del IVA en 13 artículos que integran la canasta básica: pan, leche, aceites, arroz, fideos, entre otros. El beneficio se implementó de inmediato y el decreto rige hasta el 31 de diciembre.

Desde la cartera de Desarrollo Productivo que está en manos de Matías Kulfas indicaron a que “todavía no está definido si este beneficio se termina. Hay varias opciones que se están analizando”. Si no hay nuevos cambios la exención del IVA termina el martes, tal como estaba previsto. Así, a partir del miércoles, los comercios deberán volver a incorporar el IVA a los precios de los productos, lo que en la práctica supondrá un incremento en el gasto de los contribuyentes.

Para matizar el impacto sobre la inflación el Gobierno pondrá en marcha otras medidas que busquen abaratar los alimentos para los sectores más postergados.

La decisión del Gobierno se enfoca en concentrar el beneficio exclusivamente en los sectores “vulnerados”: jubilados que cobran la mínima y titulares de la Asignación Universal por Hijo (AUH). A través de un artículo de la ley de Emergencia Económica se establece que se les reintegrará a estos consumidores un porcentaje de las compras de alimentos y bebidas que realicen con tarjeta de débito. Se buscará que ese porcentaje sea un promedio del IVA sobre los alimentos que pagan alícuotas de entre 10,5% y 21%. El monto del reintegro tendrá un tope de $ 700 por mes y por persona.

Desde la AFIP estiman que se trata de un universo de 5 millones de personas que tendrán este beneficio. “En cada familia suele haber dos beneficiarios de alguna de estas prestaciones, por lo que el reintegro promedio será de $ 1.400 por familia. Con esto se pretende garantizar un reintegro similar al IVA 0%, que entendemos que en el esquema que vence mañana no llegó a los sectores que más lo necesitan”, contaron desde el organismo que dirige Mercedes Marcó del Pont.

Aunque la ley de Emergencia Económica ya está vigente este reintegro de $ 700 no comenzará a regir de inmediato. Faltan algunas reglamentaciones para su implementación, que la AFIP calcula que estará lista para finales de enero.

Un requisito clave

Para que la medida tenga impacto es necesario que los beneficiarios hagan las compras con las tarjeta de débito con la perciben el plan o la jubilación. “Hay que estimular a la gente para que deje de usar el efectivo”, indican. Para esto la AFIP está trabajando con el Banco Central, la Anses, el PAMI, las cámaras de comercios y los grupos de la economía popular para acelerar la implementación de los posnet, esenciales para poder abonar con tarjeta de débito.