Aumento salarial a privados no alcanzaría a todos

La medida se anunciará entre fines de esta semana y principios de la próxima. Buscarán recomponer el poder adquisitivo de los empleados más castigados por la inflación pero no cobrarían la suba quienes tienen aumentos ya pactados.

El aumento salarial que fijará el Gobierno por decreto para el sector privado quedará resuelto entre fines de esta semana y principios de la próxima y podrá ser más bajo que el valor estipulado, o incluso nulo, en los casos de trabajadores que tuviesen ajustes pendientes por sus respectivas paritarias, según publica el diario Ámbito Financiero.

El incremento se prevé todavía como una suma fija pero remunerativa de entre 6 mil y 9 mil pesos.

La medida, que el Ejecutivo discutió la semana pasada con referentes de cámaras patronales y que el Estado replicará de manera similar para los trabajadores de la administración pública, tendrá impacto con los salarios de enero que se cobran en febrero y su espíritu, aclaran en el Gabinete, será recomponer el poder adquisitivo de los empleados más castigados por la inflación.

Entre las novedades en la implementación del decreto figura la premisa de que no se superpondrá con los aumentos pendientes de gremios que hubiesen pautado con sus contrapartes empresarias ajustes en los primeros meses de 2020.

Así quedarían exceptuados -o verían mermado el impacto de la suba resuelta por el Gobierno- trabajadores con pagos no ingresados de sus paritarias. En el equipo de Fernández aclaran, de todos modos, que el texto final de la norma podrá contemplar los casos de gremios rezagados que se vieron obligados a pautar sus aumentos en cuotas.

También los funcionarios evaluarán eximir el pago de aportes y contribuciones. Aunque confirmaron que el aumento será remunerativo (es decir que hará aportes a las obras sociales y computará para aguinaldo, vacaciones e indemnización, entre otros rubros), podrá quedar a salvo de esos extra a partir de la facultad que el Ejecutivo se adjudicó en la ley de Emergencia sancionada la semana pasada.

En tanto, en el Gobierno volvieron a la idea original de que el aumento fuese en un pago y no en tres veces, como se les había informado días atrás a sindicalistas y empresarios. Tanto la CGT como las cámaras patronales daban por hecho que el decreto definiría un incremento de suma fija de entre 6 y 9 mil pesos pero que terminaría dividida en tres con los sueldos de enero, febrero y marzo. Los últimos borradores oficiales prevén que la totalidad de la suma pase a integrar el salario desde enero.

La medida podrá quedar atada a la paritaria 2019 -cuyos pagos reducirían o incluso anularían el efecto de bolsillo de la norma- y también a la de 2020 al fijarle un piso de aumentos para la discusión.
Fuente: Ámbito Financiero