Belgrano y el periodismo

* Juan Pablo Portugau es Director de Comunicación de la Municipalidad de Concordia

Permítanme este 7 de junio, Día del Periodista en homenaje a Mariano Moreno, uno de los hombres más revolucionarios de la naciente Argentina de 1810, referirme no a él sino a Manuel Belgrano, de quien se están cumpliendo 250 años de su nacimiento y 200 de su fallecimiento en este 2020, motivo por el cual ha sido declarado “Año Belgraniano”.

En 1810 la Primera Junta de Gobierno decretaba la creación de “La Gazeta de Buenos Ayres”, órgano de difusión de la primera etapa independentista de nuestro país. Dirigido por Mariano Moreno (quien morirìa al año siguiente, asesinado en ultramar), y escrito por Moreno, Manuel Belgrano, Juan José Castelli y Manuel Alberti, la Gazeta no fue el primer periódico de nuestra tierra, ni el primero en el que escribiría Belgrano.

De hecho, El Telégrafo Mercantil, editado en 1801, es el que se considera el primer periódico del Río de la Plata (hubo otro previo, pero no viene al caso). El Telégrafo contó con el auspicio del Real Consulado de Buenos Aires, donde Belgrano ejercía el cargo de Secretario (algunos historiadores señalan que en realidad El Telégrafo fue una iniciativa que Belgrano encomendò a Francisco Cabello y Mesa; lo que si se puede asegurar que la influencia de Belgrano sería fundamental, dado que desde su rol de Secretario del Consulado, promoviò la introducción de diversos periódicos editados en Europa, germinando la necesidad de que el Río de la Plata cuente con su propia “voz”).

En El Telégrafo, Belgrano escribiría sobre economía, comercio y recursos provinciales. El Telégrafo deja de caerle en gracia al Virrey del Pino y lo clausura. En 1802 comienza a editarse el “Semanario de Agricultura, Industria y Comercio”, dirigido por Juan Hipólito Vieytes (el mismo de la “jabonería”, uno de los dos lugares donde se juntaron los patriotas de la Revolución de Mayo a planificar sus acciones). En el Semanario, los artículos de Belgrano girarían en su mayoría en torno a la Educación.

El Semanario de Vieytes contó, al igual que El Telégrafo, con un fuerte apoyo inicial del Consulado, donde Belgrano -repito- ejercía el Secretariado. Y esto no es un dato menor. El creador de la Bandera entendía la importancia de la comunicación para la difusión de nuevas ideas. Semanas antes de la Revolución de Mayo, Belgrano y Vieytes comienzan a editar el “Correo de Comercio”, que duró un año. En ese periódico escribe lo que pueden considerarse crónicas de viaje, producto de sus viajes diplomáticos por distintos territorios de nuestro país, analiza la problemática de la agricultura y la ganadería y denuncia a los usureros “que tragan sustancia del pobre y aniquilan al ciudadano” (textual de Belgrano).

Por si todo esto fuese poco para entender la importancia que el propio Belgrano le daba al periodismo, y la importancia que él tuvo en esta actividad, vale señalar que tras el 25 de Mayo de 1810, el Cabildo lo designa al frente de la Junta Protectora de la Libertad de Imprenta. Y en sus últimos años de vida, cuando ejercía su rol militar, edita durante más de un año el Diario Militar del Ejército Auxiliador del Perú.

Que haya sido periodista nos permite de primera fuente conocer sus ideas sin intermediarios (salvo el intermediario del “contexto” en el que escribe). Eso debe ser, creo, una gran ventaja para los historiadores. Pero además, lo convierte en cronista del tiempo. A través de èl, de sus artículos, sus debates, sus crónicas, podemos conocer más sobre aquellos años.

El periodismo, para Belgrano, estaba ìntimamente ligado a la política. Y a la lucha independentista. Como su vida

Este 7 de junio, le pido permiso a Moreno para recordar a Belgrano. Mariano, pese a algunas disidencias que tuvieron, no tengo dudas que hoy dejaría su lugar a Manuel, para que lo homenajeen, y acompañaría el homenaje.