Comienzo de semana sin servicio de colectivos en Paraná

La confirmación de la continuidad de la medida de fuerza la dio a conocer Sergio Groh (UTA) a INFOPARANA.

El conflicto data de varios meses, el antecedente es la deuda que mantiene Buses Paraná, concesionario del servicio en la capital entrerriana y el área metropolitana, con los trabajadores.

Sumas adeudadas por descuentos de días en el marco de un conflicto anterior y la falta de pago de haberes del mes de enero, confluyeron para que los trabajadores del volante tomaran la determinación de dejar sin el servicio a los usuarios.

El viernes, a última hora, el director de trabajo de la provincia, Angel Zacarías, dispuso una conciliación obligatoria sin embargo, la medida continuó y continuará.

Según información a la que accedió INFOPARANA, existiría un acta donde el propio Zacarías habría negado la instancia de conciliación solicitada por la empresa ya que el reclamo es por sumas adeudadas por un servicio ya prestado.

Los trabajadores entienden que la aplicación de la conciliación no es oportuna ya que la ley contempla retrotraer las acciones hasta el comienzo del conflicto. Entienden que la empresa no puede devolverles el trabajo ya realizado por las sumas que adeuda.

Por parte del poder concedente, la única voz que se ha oído es la del Presidente Municipal Adán Bahl.

Bahl reclama la prestación normal del servicio y aduce que el municipio no le adeuda sumas a la empresa.

La dirección de transporte provincial, con Néstor Landra a la cabeza, mutis por el foro.

El conflicto promete agudizarse. El fin no parece cercano. En el medio, los usuarios victimas de la voracidad empresarial y la inacción estatal y los trabajadores como prenda de negociación, afirman.