33 C
Paraná
lunes, noviembre 28, 2022
HomeLa RoscaCon Todos pero Juntos sin Ellos

Con Todos pero Juntos sin Ellos

La Ciudad de Buenos Aires es un distrito donde existen “diferencias políticas que se expresan, se discuten en el ámbito que corresponde y las leyes salen después de todas esas discusiones”.

Las comillas corresponden a un textual del Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, en respuesta a planteos internos sobre el liderazgo en la ciudad que se podría proyectar a nivel nacional.

El desafío de la oposición representada por Juntos es mantener el proceso de construcción política que parece haberse iniciado tras la derrota electoral de 2019.

Juntos pareció, entonces, haber entendido que trabajar para que la discusión política sea en el marco de una democracia constructiva y apostando a una base de sustentación más amplia podría darle ese plafón político necesario para transformarse en una propuesta electoral con sólidas bases para gobernar desde el 2023 el país.

Facundo Manes cuestionó el “populismo institucional” del gobierno de Mauricio Macri. Desde ese momento, la UCR (algunos de sus dirigentes) parece haber encontrado el momento oportuno para marcar diferencias internas.

Desde el PRO, Jorge Macri fue el encargado de bajarle el tono a la discusión. ¿El argumento? Posiciones y visiones distintas dentro de un espacio plural amplio.

Si no se modifican las reglas electorales vigentes, escenario difícil ya que el gobierno no tiene consenso en el frente interno para avanzar en ello, las candidaturas se dirimirán en las PASO.

Allí, el actual alcalde de la Ciudad Autónoma corre con una ventaja comparativa, al menos desde los guarismos que muestran algunas consultoras.

Es el único candidato cuya imagen positiva supera el 50 % estando en gestión, además. Tema no menor si, pandemia mediante, el desgaste fue mayor.

Si bien las candidaturas todavía no están definidas, sean quienes sean los candidatos, va a decidir la gente. Sea, Rodríguez Larreta, Mauricio Macri, Facundo Manes, Gerardo Morales. Lo va a definir la gente en la urnas.

Un dato no menor y relevante es que, para ganar en 2015, Larreta era un candidato fuerte en la ciudad. Hoy, según los trabajos de encuestadoras, el candidato fuerte, después de Larreta es Mauricio Macri.

En el terreno de las especulaciones, podemos suponer que siendo Larreta el candidato más fuerte en la previa para ocupar el sillón de Rivadavia, no es descabellado suponer que, Macri pueda pretender ir al sillón que hoy ocupa el presidenciable porteño para asegurar un triunfo en la ciudad que engrose el capital de los “amarillos” a nivel nacional en el marco de una interna en juntos.

La construcción amplia de Rodríguez Larreta y la convocatoria al peronismo con el límite de los “K”, presagian una coalición con sustento político amplio y construcción colectiva que contenga a los más diversos sectores de la sociedad y sus miradas políticas. “Creo en el diálogo y en que haya un ámbito de respeto al otro”, señala cada vez que se lo interpela sobre construcción política.

El larretismo es, a la vista, una construcción con espíritu de coalición electoral y de gobierno con una mirada federal y no solo una UTE (Unión Transitoria Electoral).

Esa construcción parece encaminarse a ser Con Todos pero Juntos sin Ellos.

NOTICIAS RELACIONADAS