Desde el Municipio evalúan sanciones a Buses Paraná por el paro de colectivos

La medida de fuerza de los choferes de colectivos de la capital entrerriana dejó sin el servicio a la ciudad desde las 8:30. Según las primeras declaraciones de los representantes de los trabajadores, el reclamo se debe a la falta de pago de una suma de 2.500 pesos acorada en paritarias. El motivo sería el incumplimiento de parte del Gobierno local del giro de fondos provenientes de Nación, a las empresas.

Desde el Municipio aseguraron que esos fondos fueron transferidos a las empresas el viernes pasado y atribuyeron la situación a un conflicto entre la patronal y los trabajadores.

La decisión de UTA de continuar con la medida de fuerza hasta tanto se abonen los 2.500 pesos en cuestión, extendería el paro hasta el miércoles, por lo que los inconvenientes surgidos esta mañana y mediodía en la ciudad se agudizarían. Ante ello, desde el Ejecutivo paranaense indicaron que analizan sancionar a la UTE Buses Paraná, actual concesionaria del servicio, conformada por Mariano Moreno y ERSA. Y además informaron que pedirán la conciliación obligatoria ante la Secretaría de Trabajo de la provincia. Así lo informó pasado el mediodía de hoy, el secretario de Legal y Técnica del municipio de Paraná, Walter Rolandelli.

Muchos vecinos se vieron obligados este mediodía, en hora pico, a optar por medios alternativos de transporte ante la inacción del Municipio para subsanar la interrupción del servicio. Uno de los efectos visibles de la situación fue que la única línea activa de tren, que une Paraná con Colonia Avellaneda, se vio desbordada por la gran cantidad de gente que acudió allí para regresar a sus hogares. La concurrencia fue tal que se decidió hacer viajes de ida y vuelta de forma continua hasta descomprimir la estación ubicada en calle Racedo de Paraná.