Desde la bolsa de cereales, esperan que se concrete el pronóstico de lluvias

La falta de precipitaciones sigue siendo la principal característica meteorológica sobre el centro norte del país, aunque las primeras respuestas comienzan a llegar, indicaron desde la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.

Ratificaron que durante los primeros días de esta semana, “las lluvias se concentraron sobre los departamentos del sur, con epicentro en Gualeguay y Gualeguaychú, logrando influenciar el resto de la región, pero sin poder progresar hacia los departamentos del centro y norte provincial, donde las lluvias observadas alcanzaron a lo sumo cinco milímetros”.

Desde la entidad consideraron que “la situación parece estar cambiando y posiblemente estemos frente a una oportuna ventana húmeda que define un escenario menos hostil para el inicio de la (campaña de cosecha) gruesa”.

Estimó que “si se afianzan los mecanismos convectivos sobre el norte y las masas de aire tropical logran establecerse en la Mesopotamia, tendremos un mejor desarrollo pluvial para lo que resta del mes y el comienzo de noviembre. Este aumento de actividad también involucrará la llegada de nuevos pasajes frontales, por lo tanto, ya deberían converger dos mecanismos de inestabilidad, lo cual aumenta las chances de recuperación de las lluvias”.

Las perspectivas de corto plazo son buenas. “Las lluvias previstas para los próximos días son muy esperadas por el maíz y también para los lotes que ingresarán temprano a las siembras de soja. En resumen, deberíamos ver un cierre del mes de octubre con mejor performance pluvial, la cual potencialmente puede avanzar sobre el mes de noviembre”, manifestaron desde la Bolsa de Cereales.

Estado de las reservas

La falta de lluvias en los departamentos del norte, han generalizado el estado de sequía en el área. Potencialmente, algunos sectores pueden estar en mejor estado, pero la escasez de humedad es muy elocuente y la demanda de precipitaciones, elevada y perentoria. A medida que nos desplazamos hacia el sur, encontramos una situación algo más acomodada, la cual responde a las lluvias que se dieron entre lunes y martes. Hacia el extremo sudeste, donde los acumulados pluviales estuvieron por encima de los cincuenta milímetro, las reservas lograron alcanzar valores adecuados. De alguna manera esta marca representa lo mínimo requerido para establecer un escenario hídrico razonable para la transición hacia el mes de noviembre.