Diputados le dio media sanción a la IVE

En sesión especial, la Cámara de Diputados de la Nación le dio media sanción al proyecto de regulación del acceso a la interrupción voluntaria del embarazo y a la atención postaborto. Fue por 131 votos afirmativos, 117 negativos y 6 abstenciones y ahora el proyecto será debatido en el Senado para su sanción definitiva.

La iniciativa que envió el Poder Ejecutivo a Diputados el pasado 17 de noviembre estipula que “las mujeres y otras personas con identidades de género con capacidad de gestar” tienen derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 del proceso gestacional.

Previo al tratamiento en el recinto, el texto recibió modificaciones, entre las que se destacan el resguardo de la “objeción de conciencia” en el que instituciones médicas podrán no realizar la práctica, pero deberán derivar a los pacientes para su atención. Para los casos de menores de 16 años se requerirá su consentimiento y se procederá conforme lo dispuesto en el artículo 26 del Código Civil y Comercial, que indica que “la persona menor de edad ejerce sus derechos a través de sus representantes legales”.

Como miembro informante del dictamen de mayoría, la diputada Cecilia Moreau (Frente de Todos), titular de la Comisión de Legislación General, afirmó que el proyecto “amplía derechos, brinda respuestas y cuida la salud, entendida de manera integral”. Desde el mismo bloque, Pablo Yedlin, presidente de Acción Social y Salud Pública, reafirmó que “la manera para que haya menos aborto es legalizarlo y no mantenerlo en la clandestinidad, traerlo a la luz para que el Estado pueda cuidar a las mujeres y darle opciones”.

Como presidenta de la Comisión de Legislación Penal, Ana Carolina Gaillard (Frente de Todos), subrayó que “no van a pasar a la historia los tibios, los que la surfean, los que especulen, van a pasar a la historia los que más se la jueguen, porque hay una sociedad que nos está pidiendo que nos hagamos cargo”. La diputada Mónica Macha (Frente de Todos), titular de Mujeres y Diversidad, remarcó que “la discusión del aborto legal es disruptiva en los estereotipos y en los mandatos sociales”.

En contrapartida, Carmen Polledo (PRO), miembro informante del dictamen de minoría, criticó que la “ley no sirve” al considerar que “la prioridad de este gobierno es ofrecerles la legalización del aborto a los colectivos feministas, ya que no es un reclamo de las mujeres sino de un grupo de militantes que han quedado atrapadas en consignas del pasado y que ya no están en la agenda de nuestros jóvenes, quienes consideran que el aborto no es la solución”. “El aborto, que no reivindica al feminismo, es algo que debemos evitar, y ahí está la deuda, y no legalizarlo”, sentenció. Por último, ratificó que “nos la jugamos, no somos tibios y defendemos la vida”

En tanto, la diputada Marcela Campagnoli (Coalición Cívica) sostuvo que “lo que estamos debatiendo es un cambio fundamental de nuestro sistema jurídico y del país que queremos ser”. En ese sentido, manifestó que “el aborto es un dolor y una herida que no sana con el tiempo, y lejos de amparar a las mujeres, estamos legalizando un dolor”. “No cuenten con mi voto para permitir que se deseche una incipiente vida en formación”, concluyó.

En esa línea, Marcelo Orrego (Producción y Trabajo) consideró “preocupante” el envío de este proyecto que “divide aún más a los argentinos”. “Deberíamos estar legislando hoy para ver cómo hacemos viable a las dos vidas y no eliminar una de ellas”, puntualizó. Dina Rezinovsky, del PRO, aseguró que “el Estado tiene una deuda con las mujeres, pero de ninguna manera es el aborto; la deuda es acompañarlas y que no estén en la pobreza”.

En el cierre del debate, en defensa del dictamen de minoría, la diputada Soher El Sukaria (PRO), afirmó que “este debate es ilegítimo, va en contra del derecho a la vida consagrado en la Constitución Nacional”. En el mismo sentido, Graciela Camaño (Consenso Federal), dijo que “la ley solo sirve para legitimar los deseos e intereses individuales, y lesiona el derecho de la vida por nacer”.

Por su parte, en defensa de la iniciativa de la mayoría, Silvia Lospennato (PRO), señaló que “estamos legislando por la verdad, la igualdad y la libertad” y agradeció al Presidente de la Nación por “cumplir su palabra y enviar el proyecto al Congreso”. Por último, Gabriela Cerruti (Frente de Todos), concluyó que “este es un momento virtuoso de la historia donde se cruzan las demandas colectivas con un Estado presente que permite se concreten en leyes”.

CUIDADO INTEGRAL DURANTE EL EMBARAZO

En la mañana del viernes, después de aprobar la interrupción voluntaria del embarazo, Diputados aprobó con 196 votos afirmativos, 0 negativos y 5 abstenciones el proyecto de ley sobre atención y cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia, conocido como plan de los “mil días”.

Como miembro informante del dictamen de mayoría, el diputado Pablo Yedlin (Frente de Todos), presidente de Acción Social y Salud Pública, afirmó que “esta ley cuenta con tres pilares fundamentales de ampliación de derechos: el derecho a la salud integral para la persona gestante, así como para sus hijos, la seguridad social y asistencia económica, y el derecho a la identidad”.

La norma, enviada por el Poder Ejecutivo, establece una nueva asignación por Cuidado de Salud Integral, que consiste en el pago de una Asignación Universal por Hijo a concretarse una vez por año para ayudar al cuidado de cada niño o niña menor de tres años. Y extiende la Asignación Universal por Embarazo (AUE), que pasará de tener seis mensualidades a nueve, para abarcar la totalidad de la gestación.

Al respecto, Eduardo Bucca (Justicialista) consideró que “la principal deuda que tiene la dirigencia política es con los niños, que son los más desprotegidos e indefensos, que además no tienen vos y no votan”. “Y este proyecto tiene la visión y el objeto de tratar estas desigualdades que hoy atraviesan a la Argentina”, fundamentó. Mariana Stilman (Coalición Cívica) auguró para que la norma “sea un piso de igualdad que, finalmente, permita salir a los sectores vulnerables de la pobreza”.

Durante la sesión, estuvieron presentes, entre otros, la ministra de las Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; el ministro de Salud, Ginés González García; la secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, Vilma Ibarra; la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti; la asesora presidencial Cecilia Nicolini; la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz; la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza; y la presidenta de AYSA, Malena Galmarini.

Al comienzo de la sesión especial, juró como diputado nacional Juan Carlos Giordano en lugar de Romina Del Plá, quien presentó la renuncia a su banca en función de los acuerdos internos en el Frente de Izquierda.