Duras críticas de la oposición por la situación económica municipal

Las mismas fueron volcadas durante la sesión que celebró hoy el Concejo Deliberante, al abordarse un informe sobre la ejecución del Presupuesto 2019, que reveló un porcentaje de gastos en el primer trimestre del 86%.

El ingreso de un informe en torno a la ejecución del Presupuesto Municipal en los primeros tres meses del corriente año, que según la Secretaría de Hacienda fue del 86,32%, generó fuertes críticas desde el bloque opositor del “Frente para la Victoria”, cuestionando duramente la administración del intendente Sergio Varisco.

El primer edil en usar de la palabra en el plenario ordinario realizado este miércoles por el parlamento paranaense fue Juan Enrique Ríos (FpV), quien definió a la situación económica financiera del municipio, tomando como fundamento el reporte elevado por la referida Secretaría del Departamento Ejecutivo, como “alarmante”.

El legislador aseguró que “de seguir el nivel de esta situación estaríamos, para poder cumplir con la partida del rubro Personal 2019, con un déficit de 890 millones de pesos”.

Respecto al programa de Obras Públicas cuestionó al Departamento Ejecutivo de “haber abierto diferentes frentes de trabajos públicos sin contar con las previsiones presupuestarias necesarias, lo cual -dijo- generaría un déficit de 1.500 millones de pesos”.

Puntualizó que la situación se agrava “si tomamos en cuenta los proyectos planificados con recursos de la Nación”, observando que “el municipio ha recibido por este concepto solo 53 millones de pesos, adeudando el Estado central 410 millones de pesos, que difícilmente llegarán”.

En torno al nivel de recaudación de tasas e impuestos, Ríos informó que el mismo “ha decrecido entre un 20 y un 25 por ciento, lo cual nos lleva a advertir en forma preocupante cuál es el estado de las finanzas públicas” en la Municipalidad de Paraná.

Su colega de bancada Cristina Sosa, al tomar el uso de la palabra, definió de “lamentable la situación administrativa, económica y financiera que está dejando la gestión de Sergio Varisco en la Municipalidad, que además ha denigrado la institución municipal con hechos inéditos que han acontecido aquí”.

Al analizar algunos aspectos de la administración comunal, puso énfasis en tres niveles. Respecto al área de Desarrollo Social, a la que definió como “central en esta etapa en que los desposeídos necesitan de la preocupación y atención del Estado municipal”, mencionó que, con un presupuesto de 10 millones de pesos, gastó 9 millones en los tres primeros meses del año.

Ello llevó a la legisladora a preguntarse: “Habiéndose ejecutado el 92% del crédito asignado, ¿con qué presupuesto va a atender la Municipalidad de Paraná en lo que resta del año, fundamentalmente en este crudo invierno, a los sectores más carenciados?”.

Otro nivel en el que puso el acento de sus observaciones fue el funcionamiento del Centro de Integración de Servicios Ciudadanos, a cuyo frente se encuentra el funcionario Roberto Sabbioni.

Dijo que el citado organismo tiene previsto para el presente ejercicio fiscal un presupuesto de 300 millones de pesos, de los cuales se gastó en el primer trimestre 286 millones, indicando que en consecuencia solo le queda un 5% del mismo para la atención de los esenciales servicios de prestación a la ciudadanía paranaense que tiene a su cargo, para lo que resta del año.

Sosa también hizo alusión “a otro tema que en el día de hoy preocupa a la ciudad, como es el paro total del transporte urbano de pasajeros en colectivos, afirmando que, tanto el marco regulatorio como el pliego licitatorio para la nueva concesión, “se hizo a medida de la preferida del gobierno municipal, la empresa ERSA”.

La edila sostuvo que “el responsable de esta grave situación vinculada con la movilidad urbana es el intendente Sergio Varisco, a quien por lo visto no le preocupa en lo más mínimo en que la medida de fuerza haya afectado seriamente la vida de los vecinos de la ciudad, a quienes paradójicamente ha dejado a pie”.

En torno a este tema, apuntó que la actual administración “priorizó los intereses de las empresas concesionarias y no la necesidad de un servicio eficiente en beneficio de los usuarios del transporte”.

Finalmente sostuvo que “Varisco está a pocos meses de finalizar su gestión, dejándonos un verdadero descalabro en los aspectos tanto económicos como financieros del municipio”.

El concejal Sergio David Cáceres (“FpV”), quien también se sumó a la lista de oradores, reflexionó que “esta situación es la crónica de un final anunciado”, y añadió: “Nosotros ya habíamos anticipado todo esto”.

Particularizó en la situación judicial del intendente Varisco, imputado en sendas causas por delitos vinculados al narcotráfico y peculado, “hasta que lo engancharon robando energía eléctrica”, para rematar afirmando que el presidente municipal “nos ha llevado al subsuelo de la ética y la moral”.

Luego, Cáceres incursionó en aspectos vinculados estrictamente con la gestión municipal. Al respecto remarcó el elevado incremento operado durante la actual gestión en la planta de Personal.

Sobre este tema precisó que al dejar el cargo la exintendenta Blanca Osuna, (PJ) en diciembre de 2015, el número de agentes era de 5.400 empleados, y que la gestión Varisco incrementó el mismo entre 1.700 y 2.000.

Referenció que ya en plena campaña electoral se produjo un significativo incremento, mencionando que al mes de febrero de este año la planta de empleados era de 6.220, en tanto que al mes de junio último la misma trepó a 7.200.

El legislador manifestó que no hay previsión presupuestaria para poder pagarles a los empleados y que el déficit previsto en este rubro llegaría a fin de año a una cifra estimada de 892 millones de pesos, “sin hablar de aumentos o paritarias”.

Otra cuestión en la que hizo especial hincapié estuvo referida al pago a proveedores por deudas exigibles al municipio. Para culminar expresando que, por todo lo expuesto en el recinto durante la sesión, la gestión Varisco dejará a la próxima administración “una verdadera bomba de tiempo”.

Palabras de la viceintendenta

Al finalizar la consideración del tema, la titular del Concejo Deliberante de Paraná, Dra. Josefina Etienot, formuló algunas reflexiones sobre el particular, desde la Presidencia.

“De alguna manera quiero salvar esta gestión presidencial al frente de este cuerpo legislativo como algo diferenciado del Ejecutivo Municipal, pues si bien ambos somos la Municipalidad de Paraná, no somos exactamente lo mismo y no hemos gestionado de igual manera”, explicó.

Indicó que el Presupuesto 2019 del Concejo Deliberante asciende a 200 millones de pesos, subrayando que, ante esta situación actual del municipio y tratando de diferenciar ambas gestiones (HCD – Departamento Ejecutivo), “se redujo un 33% la planta permanente de Personal del Cuerpo, dejando 76 contratos de obra por mes, de los 200 que tenía la gestión anterior, de (Gastón) Grand”.

“El gasto del Concejo Deliberante anualmente, durante nuestra gestión, fue reduciéndose, a pesar que, al votarse el Presupuesto de este año, el Ejecutivo nos sacó 10 millones de pesos del Presupuesto 2018, dándonos menos recursos para la partida de Personal que se necesita”, remarcó.

Volvió a recalcar que “por ello quería dejar en claro este contraste en cuanto a la responsabilidad que hay, en cuanto a cómo se gestiona este órgano legislativo desde la Presidencia y cómo se lo hace desde el Departamento Ejecutivo”.

En su alocución, Etienot también hizo referencia a las inversiones de capital realizadas durante su mandato, como la adquisición de dos importantes propiedades. La primera de ellas se encuentra ubicada en la intersección de calles 25 de Mayo y Su Santidad Francisco, y la segunda en la esquina de Corrientes y Rosario del Tala.

En cuanto a la ejecución del Presupuesto 2019, indicó que en base a la información elevada por la Secretaría de Hacienda municipal, el Concejo Deliberante al primer trimestre de este año “gastó lo que correspondía, un 21 por ciento de su presupuesto anual, en contraste con lo erogado por el Departamento Ejecutivo, que ascendió al 86% en ese mismo lapso”.

Finalmente la viceintendenta convocó a los concejales a “tener en cuenta esto para no seguir incorporando gastos presupuestarios cuando no los tenemos previstos, colaborando en no crear mayores preocupaciones a las que realmente hoy tenemos”, en alusión a la situación económica municipal.