12.7 C
Paraná
miércoles, junio 23, 2021
HomeEconomíaEl Banco Central buscará reducir la inflación y reflotar el crédito

El Banco Central buscará reducir la inflación y reflotar el crédito

La entidad buscará bajar la inflación a través de una administración "prudente" de la oferta monetaria. También apuntará a mantener un tipo de cambio competitivo.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) anunció ayer que buscará bajar la inflación a través de una administración “prudente” de la oferta monetaria. También apuntará a mantener un tipo de cambio competitivo, recomponer la oferta de crédito al sector privado, resucitar la demanda de dinero, sumar reservas y mejorar la remuneración a ahorristas. Respecto de la bomba de las Leliq, el objetivo es reducir la tasa y extender los plazos.

Las nuevas autoridades del organismo monetario publicaron los “Objetivos y planes respecto del desarrollo de las políticas monetaria, cambiaria, financiera y crediticia para el año 2020”.

Allí establecieron las metas de trabajo, que incluye “disminuir las tasas de inflación mediante la administración prudente de la oferta monetaria de la economía”, aunque también contempla “atender las necesidades indispensables de financiamiento del Tesoro”.

El organismo que conduce Miguel Pesce mantendrá el régimen de flotación de la moneda local “en el marco actual de regulación cambiaria”, y “propenderá a la acumulación de reservas”.

El Banco Central también precisó que trabajará en “estimular la oferta de crédito al sector privado, propendiendo a la participación del financiamiento productivo a largo plazo, particularmente el destinado a las micro, pequeñas y medianas empresas”.

Es que el crédito al sector privado “se derrumbó en 2019”. En pesos y términos reales, los préstamos se redujeron 23 por ciento, por los bajos niveles de producción, consumo e inversión, la gran incertidumbre sobre los ingresos reales futuros y las altas tasas de interés. El crédito en dólares, orientado al comercio exterior, se ubicó al 20 de diciembre en un valor 32 por ciento inferior a sus niveles de un año atrás.

El BCRA recordó que en el acuerdo Compromiso Económico y Social firmado por el gobierno, empresarios y sindicatos “se reconoce la importancia del crédito bancario para la vivienda y la producción”. Y subrayó que “estimular el otorgamiento de nuevos créditos no solo favorecerá la reactivación económica, sino que también contribuirá a reducir los niveles de morosidad que se duplicaron en los últimos doce meses”.

El documento también tiene un capítulo para la deuda de corto plazo generada por las anteriores administraciones del Banco Central. Rememoró que en 2019 la liquidez del sistema financiero se administró con instrumentos de regulación monetaria con plazos desde un día (operaciones de pase) hasta siete días (Leliq), “incrementando notoriamente el riesgo de administración de pasivos”. Las letras comenzaron pagando una tasa efectiva anual de 79 por ciento y alcanzaron un pico de 132 por ciento en septiembre, para ubicarse a principios de diciembre en 85 por ciento.

La estrategia de la nueva conducción, que ya llevó esa referencia al 55 por ciento, será alargarlos plazos y reducir los costos de la política de absorción monetaria.

En cuanto a las reservas precisó que “en la medida de lo posible, atento a las obligaciones en moneda extranjera, el Banco Central buscará nutrir sus reservas con compras de divisas al sector privado”.

El Banco Central remarcó que “tomará medidas que permitan a los depositantes preservar el valor de sus ahorros”. Recordó que las tasas de interés de los plazos fijos “no permitieron a los depositantes mantener los saldos reales de sus ahorros. En promedio, durante 2019 los bancos remuneraron los depósitos a plazo fijo de hasta $ 100.000 de 30 a 44 días a una tasa promedio estimada de 44.69 por ciento nominal anual, por debajo de la inflación.

A la hora del análisis, la entidad expuso que el esquema cambiario de la conducción anterior, de flotación en un contexto de plena movilidad de capitales, “concluyó de una manera desordenada, dejando niveles de tipo de cambio real y de reservas internacionales similares a los de 2011”.

NOTICIAS RELACIONADAS