El campo exportó menos de lo que se esperaba y afectó a la recaudación de marzo

Pese a que los derechos de exportación crecieron 493,1% en marzo pasado, la recaudación de este impuesto, al que se le crearon adicionales y se expandió a los servicios para reducir la mitad del déficit primario, fue inferior a lo presupuestada, sobre todo porque la exportación de soja fue menor a la esperada por el gobierno.

Los derechos de exportación alcanzaron $18.166,4 millones el mes pasado y completaron un trimestre de $51.331,4 millones (+316,3%). Pero ese monto debería ser el doble teniendo en cuenta que el Gobierno había presupuestado $432.812 millones para todo el año.

¿Se llega a recaudar lo presupuestado? “Es prematuro decir que sí o que no. Depende de lo que veamos de liquidaciones del campo en los próximos meses”, respondió Leandro Cuccioli, el administrador Federal de Ingresos Públicos, en la conferencia de prensa donde informó que la recaudación de marzo subió 37,3%, por debajo de la inflación del 53 por ciento.

“En el último mes que pasó los derechos adicionales anduvieron bien. Los tradicionales de soja, más flojos”, reconoció Cuccioli, que ahora espera “una recuperación en abril importante”.

“En marzo no se liquidó lo que se esperaba”, dijo Cuccioli. Y de hecho, la liquidación del campo fue menor a la realizada en febrero de este año y de marzo del año pasado.

La liquidación de divisas de los exportadores de cereales y oleaginosas alcanzó USD 1.143 millones en marzo, por debajo de los USD 1.290 millones negociados en febrero pasado y de los USD 1.423 millones de marzo de 2018, según la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

“Le quitaría dramatismo”, dijo Cuccioli. “Hay una buena cosecha y eso fluye”. Y reconoció que los exportadores se fijan en el tipo de cambio, en el precio internacional, evalúan los silobolsas, el entorno electoral y la viabilidad del mercado.

Sin embargo, el primer día de abril la oferta de divisas cayó a USD 47,2 millones, por debajo de los USD 141,5 millones con que el mercado se había esperanzado el viernes pasado, según la agencia Bloomberg. “El monto sugiere que todavía no se percibe una fuerte liquidación del sector”, indicó.

En cambio, los derechos adicionales sobre la exportación de productos a que se refería Cuccioli generaron al fisco ingresos por $ 12.273 millones en marzo y sobre los servicios, $1.141 millones. Y los derechos de importación crecieron 32,8%.
Compensaciones
Ahora la AFIP espera que la dinámica del impuesto a los Débitos y Créditos en Cuenta Corriente -que subió 35%, con dos días hábiles menos de liquidación respecto de marzo de 2018, sino la variación habría sido de 50%-, se extienda hacia el IVA.

suba de 42,2% en el IVA Impositivo y del 9,9% en el Aduanero. Este último se vio afectado por la disminución de las percepciones en el IVA para importaciones de bienes muebles (y por menores niveles de importaciones en dólares). Una medida que Cuccioli dijo que se podría rever si observa evasión impositiva y no se observa un alza del IVA Impositivo.

Otra alerta es la recaudación de los impuestos a la Seguridad Social, que aumentaron sólo 27,3%. Cuccioli explicó que sin considerar los mínimos no imponibles establecidos por la reforma tributaria, la variación interanual sería del 31,8%. Y sin considerar la caída del empleo y el salario real, del 37 por ciento.

AFIP estima que la caída de la recaudación en términos reales se podrá ver amortiguada por el plan estratégico 2019 a 2023, que busca reducir de 33 a 23% la evasión en IVA y reducir a la mitad la cantidad de horas que los contribuyentes destinan a cumplir con sus obligaciones fiscales.