El Municipio debió señalizar el ingreso de los nuevos agentes al Palacio

La situación viene siendo advertida por los concejales del FPV y tomó estado parlamentario en la sesión pasada, cuando el edil Enrique Ríos, ingresó un proyecto instando a la legislatura entrerriana a modificar el Nuevo Régimen Municipal para Entre Ríos, cuyo objetivo es que el Estado garantice la transición ordenada de los mandatos locales.

El proyecto de Ríos va claramente en el sentido de evitar u ordenar el ingreso de nuevos agentes al Estado local, puesto que posteriormente expresó su preocupación ante el ingreso desmedido de personal a la Municipalidad. “La gravedad de lo que sucede en Paraná está a la vista de quien quiera verlo, en las escaleras del palacio municipal donde pasan horas familias enteras esperando que le cumplan con un compromiso laboral, o en las noticias de quienes se encadenan implorando por ese puesto prometido”, alertó.

También a ello hizo referencia el concejal David Cáceres, del FPV, durante la sesión de este lunes. Al apoyar la iniciativa de Ríos, dijo que lo que esta norma se propone erradicar es “el clientelismo político, tomando como rehenes a gente desesperada en busca de un contrato con el municipio”, y agregó: “Como hemos podido ver, al ingresar a este recinto, en la galería del Palacio Municipal”.

“Si uno sale al pasillo de la Municipalidad, podrá ver el desfile de gente pidiendo que se le cumplan promesas electoralistas”, insistió Cáceres.

Desde el oficialismo hicieron una defensa genérica en el recinto pero, las medidas al respecto, no tardaron en llegar al Palacio. Hoy en la mañana se vieron carteles que tratan de organizar la circulación de los nuevos agentes que, debido a su número que ha tomado volumen en estos últimos días, a poco de realizarse las PASO en la ciudad, causan algunos inconvenientes en los pasillos y escaleras. La intención de la rústica e improvisada señalética, también es sacar de la vista de todos este movimiento de gente ya que el ingreso indicado es el que da a la playa de estacionamiento, en la parte de atrás de edificio principal del Gobierno local, un poco más discreto.