22.7 C
Paraná
martes, octubre 4, 2022
HomeÀgoraEl peronismo entrerriano quiere una justicia que le cuide las espaldas

El peronismo entrerriano quiere una justicia que le cuide las espaldas

Por: Pedro Galimberti Diputado Nacional | Distrito Entre Ríos

Muchos entrerrianos, la inmensa mayoría, no sabe qué es el Consejo de la Magistratura. Tampoco, probablemente, conoce sobre el Superior Tribunal de Justicia y quienes lo integran.

Producto de la crisis que atraviesan las instituciones públicas, el Poder Judicial es percibido como lejano de las mundanas urgencias de las familias que padecen los problemas de esta provincia.

Hablar de estos temas, por lo tanto, cuando se intenta romper el cerco del micromundo de la política y la justicia, es complejo, pero es sumamente necesario, porque el Poder Judicial es uno de los Poderes del Estado que debe actuar con independencia y sin condicionamientos. Las decisiones del Gobernador Bordet, sin embargo, parecieran hacer todo para que eso no ocurra.

La reciente media sanción a la reforma promovida por Bordet al Consejo de la Magistratura, en la Cámara de Diputados, son de una gravedad inusitada, porque son la clara señal que al gobernador le interesa tener una justicia adicta, que le cuide las espaldas. Bordet teme terminar como Urribarri y actúa con inteligencia sigilosa, para que ante una eventual pérdida de poder lo juzguen sus amigos. El proceso de feudalización de la justicia está en marcha.

La reforma involucra nada más y nada menos que al organismo que se ocupa de proponer ternas para el nombramiento de los jueces. ¿Alguien imagina un juez, nombrado por el Gobernador, investigando o juzgando a quien le debe su posición?

Pero esto, que es mucho, no es todo. También el Poder Ejecutivo Provincial moldea a su gusto los organismos de control, concede jubilaciones express a jueces poco amigos o que se animaron a investigar el poder y propició la destitución de la fiscal anticorrupción.

Estos hechos son extremadamente preocupantes y debemos trabajar para frenar este avasallamiento. En los sectores de la oposición podemos tener nuestras diferencias, pero ante estas acciones inescrupulosas, debemos hacer causa común, porque el que calla otorga. Aquí el silencio no es salud, es connivencia.

NOTICIAS RELACIONADAS