Expectativas por los adelantos de recambio formulados por Bordet

Bordet ha sido, desde siempre, cauto. Restan 33 días para el nuevo mandato, tiempo dentro del cual la incógnita será develada.

El Gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, dijo que renovará su gabinete a partir de diciembre. Sin embargo no develó cuáles serán los cambios ni los nombres de los funcionarios que continuarán.

Hay tres cambios obligados. El Presidente del Instituto Provincial de la Vivienda, Marcelo Casaretto, ya que asumirá su banca como Diputado Nacional el 10 de diciembre.

En la misma situación, pero electo Senador, está el actual Secretario General de la Gobernación y hombre de extrema confianza de Bordet, Edgardo Kueider.

El tercer cambio obligado es el del ministerio de Desarrollo Social, Laura Stratta se convertirá en Vice Gobernadora en diciembre.

Si bien no hay nombres propios para suceder a los mencionados y tampoco se sabe a ciencia cierta si se reunificarán dos Ministerios para volver al esquema de Salud y Acción Social cómo era cuando el actual Gobernador ocupaba ese cargo, es una variante que, algunos especulan, podría darse.

Pero la mayor de las expectativas está centrada en organismos vinculados a la producción.

La complejidad del territorio, la impronta que se pretende dar desde el gobierno nacional al sector, la diversidad de temáticas que podrían agruparse para dar soluciones concretas a las demandas dispersas en distintos organismos de poca inter dialéctica, podría forzar a hacer cambios.

Poner una persona política que gerencie el área con mayor influencia en temas que son determinantes para el funcionamiento armónico de los sectores productivos y que conduzca un esquema de profesionales conformando un grupo de especialistas debatiendo, analizando y cuestionando cada definición a fin de evitar yerros en direcciones que solo podrían impedir el desarrollo productivo. Este esquema podría simplificar las relaciones y recuperar la confianza en la gestión.

Para la tarea, quien comande las acciones, deberá ser un funcionario con capacidad de articular entre todos los vértices que componen el esquema productivo y acercarlos a la política. Alguien que construya confianza y genere consensos.

En definitiva, lo que los sectores productivos viene reclamando, una forma sensata de gestión gerencial que permita puntualizar una definición de políticas que generen las condiciones que la Argentina requiere con urgencia.

Planificación, Economía, Gobierno y los cargos de mayor jerarquía en las cámaras legislativas, son definiciones que seguramente ya tendrá tomadas pero que no han sido develadas.

Bordet ha sido, desde siempre, cauto. Restan 33 días para el nuevo mandato, tiempo dentro del cual la incógnita será develada.