La pandemia demora el juicio oral a los 11 procesados por los abusos sexuales en Oro Verde

Finalizada la etapa de instrucción, la fiscalía a cargo de Laura Cattaneo hizo esta semana el requerimiento de elevación a juicio de la causa que tiene a 11 procesados por abusos sexuales cometidos en la localidad de Oro Verde, durante 2005 a 2011. Pero por la magnitud de la causa, que tiene a 11 personas imputadas, el juicio podría postergarse para el año que viene.

La pandemia y las medidas de aislamiento que llevaron a feria judicial excepcional durante gran parte del primer semestre de este año hicieron que el juicio oral que debe juzgar a 11 personas por abuso sexual de dos menores en Oro Verde se posponga con fecha incierta, aunque probablemente se concrete en 2021.

La magnitud de la causa implicaría reunir en una sala de audiencias a más de 30 personas, circunstancia hoy en día impensable en contexto de pandemia. Por la complejidad de los hechos que se juzgan – abuso sexual en la infancia cometido contra dos menores – , la causa debe ser remitida a juicio oral presencial.

Desde la querella, la abogada de las víctimas manifestó su preocupación por esta potencial demora, que aleja aún más de justicia a los sobrevivientes de los abusos: “Esperamos que no sigan encontrando excusas para demorar el juzgamiento de estas 11 personas. Sabemos que por la posición de poder de algunos de los imputados, se podrían estar tejiendo redes de contención que busquen ganar tiempo para morigerar penas en futuras condenas”, aseguró a este diario Marina Hundt, representante del padre de las víctimas, uno de los denunciantes.

A favor de las víctimas está el hecho de que se trata de una causa que no prescribe. Está en manos de la Oficina de Gestión de Audiencias del Superior Tribunal de Justica determinar ahora el Tribunal de Juicio y Apelaciones que será responsable de poner fecha al juicio.

Desde la querella, ya adelantaron que adherirán al pedido de fiscalía de elevación a juicio.

El caso

Una madre y los abuelos maternos de cuatro hermanos abusaban sexualmente y vendían a los menores para ser usados en rituales sexuales. Hay 11 personas procesadas. Entre ellos un comisario retirado de la Policía de Entre Ríos, Maro René Wolf Furlong; un locutor de Gualeguaychú; y varios integrantes de la familia materna. El Tribunal Nro 2 de Paraná confirmó los procesamientos y los 11 acusados van a juicio.

Según consta en la investigación judicial que llevó adelante la fiscal Laura Cattáneo, los hechos habrían ocurrido entre 2005 y 2011, época en la que dos de cuatro hermanos fueron abusados y violados tanto por el círculo más cercado de su familia materna, incluyendo su madre, como por personas vinculadas a la familia que terminaron convirtiéndose en clientes de la red de prostitución infantil.

Tras casi seis años desde la primera denuncia en 2013, el Tribunal de la Sala Nº2 de la justicia de Paraná, integrado por Gustavo Pimentel, Gervasio Labriola y Alejandro Grippo confirmó los procesamientos de todos los imputados: son 11 personas que deberán ahora afrontar el juicio por varios hechos enmarcados en los delitos de corrupción de menores reiterada y triplemente agravada por la edad de las víctimas y el vínculo y abuso sexual con acceso carnal.

Concretamente, según indica el pedido de procesamiento ahora confirmado por el Tribunal Nro 2 de Paraná, las conductas atribuidas a los acusados se circunscriben en los arts. 125, 126, 119, 1ero, 3er y 4to párrafo, inc. B y d, 119 inc. 1, 48, 54 y 55 del Código Penal.

Para la fiscalía, se trata de un caso en el que “no hay dudas de la culpabilidad de los 11 imputados”. “No hay antecedente en Paraná con tantos hechos, con tantos imputados, con hechos tan graves. La mayoría de los imputados sin dudas deben ser condenados. Hay mucha prueba de cargo” dijo a este diario la fiscal Laura Cattaneo.

Fuente: Diario Junio