Morchio fundamentó su posición en apoyo al sector agropecuario

*El comunicado textual del legislador por el departamento Gualeguay

La decisión que tomó la Mesa de Enlace a nivel nacional no es una decisión caprichosa, ya que se da luego de una serie de reuniones y pedidos que no fueron atendidos. Acompaño a los dirigentes en estas medidas, soy consciente de la bronca que genera tener un interlocutor que no escucha a los que saben, que se cierra en su propio relato de cómo deberían ser las cosas.

Las condiciones de hoy no son las mismas de hace 12 años. Los valores internacionales, la suba constante del dólar y la caída del peso argentino, las políticas proteccionistas de los grandes mercados, el factor climático que afecta nuestro país, son todos factores que marcan una realidad. Quienes trabajan la tierra dependen de factores propios pero, en gran medida, de situaciones ajenas.
Es ahí donde se hace necesario un Estado que acompañe a los productores, entendiendo la realidad de cada día, facilitando hacer lo que mejor saben hacer: trabajar la tierra argentina para beneficio de todos los argentinos.

Hoy, ese Estado que tanto hace falta en sus contraprestaciones, pide una nueva tajada de la ínfima parte que le queda al productor. La producción que más se ve afectada hoy, como lo fue hace algunos años, es la producción de la soja, sabiendo que los productores argentinos están a la vanguardia del desarrollo de este cultivo. Algunos se atreven a decir que el «aporte» que se pide es pequeño, que no afecta a la producción. Pero no se dan cuenta que cada porción que el Gobierno se lleva, es menos inversión para generar más.

La economía de nuestro país siempre dependió, a veces más y otras veces menos, de los ingresos de dólares del exterior. No caben dudas de que la actividad principal para el ingreso de divisas extranjeras es la producción del campo. Puntapié inicial de todos los ciclos económicos y sobre todo de los del interior del país.

Queda claro que en el ADN kirchnerista está la confrontación. Así fue con los medios de comunicación, con los empresarios, con quienes piensan distinto, y en 2008 fue con el campo. Hay una necesidad constante de inventar un relato, y para eso debe tener una épica, con ganadores y perdedores, con buenos y malos. Pero no, así no se construye un país «con todos» ni para todos, ni tampoco así nos “ponemos de pie”. Sólo así se lleva el país a una gran crisis, donde sólo ganan los oportunistas.

Los productores agropecuarios son socios estratégicos del gobierno, son ciudadanos argentinos que se atreven a arriesgar y a producir, a trabajar y a dar trabajo en cada punto de nuestro extenso país. Cada pueblo y ciudad de nuestro país sabe del movimiento que se genera con cada siembra y cada cosecha. Buscar la confrontación es enfrentar a los que debemos tirar para el mismo lado.

Si este gobierno arrancó así con la soja, quién asegura que no «vayan por más», como lo dijo Cristina Kirchner cuando era Presidenta. Con estas consideraciones, se nos da a entender que el Gobierno Nacional está a la búsqueda constante de con quién confrontar: hoy vuelve a ser el campo.

ING. Francisco A. Morchio

Senador Provincial

Departamento Gualeguay