37.7 C
Paraná
martes, febrero 7, 2023
HomeÀgoraRepudiamos totalmente el “regalo” y desalojo del predio de la DNVN Paraná

Repudiamos totalmente el “regalo” y desalojo del predio de la DNVN Paraná

Por Feliciano Ramos Capitán Fluvial - Integrante del Foro por la Recuperación del Paraná

El predio del Estado Nacional de la Dirección Nacional de Vías Navegables de la ciudad de Paraná (Entre Ríos) ha sido “regalado” al municipio de esa ciudad.

En un principio, las autoridades de dicha ciudad mostraron su verdadero interés de convertirlo en otro “Puerto Madero”… Ahora dicen que van a convertirlo en un “paseo”, etc.

Poco importan los fines, lo que importa es el hecho.

El hecho es que esto fue votado y aprobado en el Congreso Nacional, con media sanción en Diputados, sin tomar en cuenta que es un predio dedicado a la producción, al trabajo, un predio donde hay trabajadores que concurren a sus oficinas, talleres y embarcaciones. Y donde hay familias enteras que dependen de esos trabajadores.

Por eso yo pregunto: ¿cada diputado o senador tuvo en cuenta todo esto a la hora de votar?

El hecho, bastante común lamentablemente en el poder político, de andar cediendo “gratuitamente” predios de la nación (o sea del todo el pueblo argentino) a las ciudades y ellas a privados, ha dado y seguirá dando olor nauseabundo, porque todos terminan en construcciones inmobiliarias tipo “Puerto Madero”. Ningún trabajador, ni persona de clase media, puede adquirir ni mantener esos pisos que valen millones en dólares. Despojan a los trabajadores y sus familias de un predio “por y para los ricos”, y si no se va a hacer ningún emprendimiento ¿por qué no dejarlo?, ¿por qué no reactivarlo? ¡Claro!, de eso no se ocupa el honorable Congreso.

¡Este es un hecho aberrante que repudiamos absolutamente! Lástima que sea el Congreso el que despoje a sus trabajadores de su lugar, de su herramienta de trabajo. Todos los argentinos y argentinas debemos seguir atentamente lo que se vota y decreta, cuando estamos distraídos por el Mundial, como fue por ejemplo en el año 2020: ante “la muerte de un ídolo + población distraída = Decreto 949”.

Debemos estar alertas de estas maniobras que enajenan una propiedad que es “de todos los argentinos y argentinas”. Ellos no son dueños de esas propiedades ¡sino el pueblo!, y el pueblo argentino no los votó para que “regalen” predios, sino para que protejan los intereses de la nación, ¡que son los del pueblo!

Ya bastante perjudicial y sospechoso es dejar los predios, oficinas, galpones, muelles y buques de la Dirección Nacional de Vías Navegables sin el más mínimo mantenimiento, totalmente abandonados, como a sus propios trabajadores, por un lado, y por otro brindarles buques, muelles, galpones, y oficinas, “gratuitamente” a Jan de Nul y Emepa. Además de “mantenerlos” a estos “privados, ocupas del Estado”, es el mismo Estado el que les paga y les renueva, o hace nuevas concesiones. A esto no lo hace ningún país serio.

Ninguna reactivación de la DNVN… ¡Todas son malas para sus trabajadores, lugares de trabajo, y herramientas!

Ahora, el Congreso pierde su valioso tiempo en “desalojarlos”, luego de cumplir 124 años de existencia laboral en el mismo. Ya lo intentaron con el distrito Corrientes, donde ¡oh casualidad!, la ciudad quería hacer un emprendimiento inmobiliario como “Puerto Madero”. Solo la lucha de sus trabajadores, la firme oposición y pelea de ellos y sus familias, lo impidieron.

Otra vez vuelven a la carga los que quieren destruir, aniquilar, desarmar el potencial operativo que tiene el país. Lo hicieron con ELMA, Flota Fluvial del Estado, con Ferrocarriles Argentinos, con Altos Hornos Zapla, toda la siderurgia nacional de acero y aluminio, con la minería en YCF, etc. etc. Y lo quieren hacer con la Dirección Nacional de Vías Navegables y con los astilleros como Río Santiago, etc. etc.

¡Todo el poder político en contra de unos trabajadores de la DNVN que trabajan y sobreviven con el magro sueldo, el abandono y el olvido estatal! Ahora el Congreso les saca su predio, su lugar de trabajo, su oficina, su galpón, su embarcación, que a duras penas pueden sostener, muchas veces poniendo plata de sus propios bolsillos para reparar algo o comprar una correa que se rompió. Porque el Estado, desde hace décadas, ¡ni un litro de pintura les da para pintar su barco! Después los critican porque están oxidados, pero no fueron a la sala de máquinas ni al interior de los buques a ver si adentro están oxidados…

Si hay buques abandonados es por falta de personal, porque para los escritorios de los ministerios de Economía, Transporte, etc., ¡sobra gente! Pero para la parte operativa del Estado, como la DNVN, escasea personal, y mucho. ¿Casualidad? ¡Nooooo!

Por todas estas acciones a las que nos tiene acostumbrados la política, que más parecen negociados espurios que decisiones políticas basadas en la conveniencia del pueblo argentino, no oponemos rotundamente y ¡repudiamos públicamente y totalmente este despojo!

Como no nos mueve solo la crítica, proponemos que en lugar de enajenar tierras y herramientas productivas del Estado, aunque estén deliberadamente abandonadas, se dediquen a legislar para el trabajo y el desarrollo productivo e industrial del país que generaría mucho empleo, para bajar los niveles de droga y delincuencia en el país, para iniciar una marina mercante fluvial y de ultramar, para reactivar la Dirección Nacional de Vías Navegables, y el astillero Río Santiago.

Como ven, hay mucho que hacer por el bien del país. Porque para su mal ya se hizo bastante. ¡Paren con el daño!

NOTICIAS RELACIONADAS