Se realizó la primera audiencia del juicio contra Cristina Kirchner

En medio de un fuerte operativo de seguridad y acompañada por sus abogados, la ex presidenta Cristina Kirchner participó hoy de la primera jornada del juicio en su contra en la sala más grande de Comodoro Py, donde coincidió con los imputados Julio De Vido y Lázaro Báez, pero no los saludó.

La ex mandataria llegó última a la sala AMIA y se ubicó, por disposición del Tribunal, en la última fila de imputados pegada al vidrio blindex que separa a los acusados del público, que estuvo colmada de militantes, diputados kirchneristas y ex miembros de su Gobierno.

Al ingresar al recinto, Cristina Kirchner no saludó a ninguno de los otros imputados y sí estuvo atenta a la lectura de la acusación en todo momento y con diálogo permanente con su abogado Carlos Beraldi, ubicado a su lado.

Los detenidos Báez y De Vido estuvieron sentados uno junto al otro en la primera fila de la sala de audiencias, sin cruzar palabra con la ex presidenta.

El empresario, que fue trasladado hasta Retiro desde el penal de Ezeiza, y De Vido, que también llegó esposado desde Marcos Paz, intercambiaron algunas palabras y al comienzo del juicio hasta se permitieron risas.

En tanto, el “arrepentido” de la causa “Cuadernos” y ex secretario de Obra Pública José López fue ubicado en el sector de las querellas, bastante lejos de los lugares que ocuparon De Vido, Báez y Cristina Kirchner.

Entre quienes asistieron a Comodoro Py para acompañar a la ex mandataria estuvieron el ex secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli; la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, con quien Cristina intercambió un cálido saludo; Taty Almeida; los diputados nacionales Eduardo “Wado” De Pedro, Andrés “Cuervo” Larroque, Cristina Álvarez Rodríguez, Horacio Pietragalla, Fernanda Vallejos y Victoria Montenegro, entre otros.
También estuvieron la presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, y el titular de la CTA, Hugo Yasky, el ex gobernador Sergio Urribarri, entre otros.

La causa

Para los fiscales que llevaron el caso, Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, los acusados se asociaron de manera ilegal para favorecer a Báez con la adjudicación de 52 obras públicas en Santa Cruz entre 2004 y 2015, por valor de 46.000 millones de pesos.
Por lo pronto, se estima que el debate se extenderá casi dos años y está prevista la declaración de unos 160 testigos, entre ellos el exjefe de Gabinete kirchnerista Alberto Fernández, quien el fin de semana fue anunciado como precandidato a presidente en una fórmula que compartirá con la propia Fernández de Kirchner.

Los jueces del TOF 2, Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Giménez Uriburu, prevén iniciar el debate con la lectura de los requerimientos de elevación a juicio de los fiscales Pollicita y Mahiques; de los dos organismos querellantes, la Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF), y el auto de elevación del juez de instrucción Julián Ercolini.

Si bien el juicio comenzó este martes, luego las audiencias pasarán a los lunes y el TOF 2 tiene previsto agregar una jornada semanal en cuanto sea posible para agilizar el trámite del proceso, informaron fuentes judiciales.

La expresidenta ingresó al edificio ubicado en Comodoro Py 2002 por un acceso lateral -en este caso la calle Combate de Costa Brava-, como hizo cada vez que le tocó concurrir a los tribunales, y llegará casi sobre la hora del inicio de las audiencias para ir directo a la sala.

Una vez finalizada la lectura de los requerimientos de acusación, se dará paso a las llamadas “cuestiones preliminares” y allí se espera que las defensas intenten suspender el juicio al plantear nulidades vinculadas a la falta de resolución, por parte de la Corte Suprema, de ocho recursos de queja planteados contra decisiones del Tribunal Oral.

Además de Cristina Fernández, De Vido, López, Kirchner y Báez serán juzgados Nelson Periotti, Raul Daruich, Mauricio Collareda, Héctor Garro, Juan Villafañe, Raúl Pavesi, José Raúl Santibañez y Abel Fatala.

Para el segundo semestre se prevé el comienzo de las declaraciones de testigos con unos 160 convocados, entre ellos los ex jefes de Gabinete Fernández, Juan Manuel Abal Medina, Aníbal Fernández, Jorge Capitanich y Sergio Massa; el ex secretario Legal y Técnico de la presidencia Carlos Zannini y el financista “arrepentido” Leonardo Fariña.

Además se citará a empresarios como Angelo Calcaterra, Carlos Wagner, Juan Chediak, Enrique Eskenazi y Eduardo Eurnekian.