Según estacioneros del interior, “el petitorio de CECHA a Fernández no representa al conjunto”

Parecería que el mandato de representación genera algún tipo de trastorno disociativo de la identidad a tal punto de desvincular, al menos parcialmente, los planteos de las realidades, convirtiendo nuestros pares en peligrosos monstruos misántropos

La semana pasada, miembros de la Cámara de Estacioneros de Combustibles e Hidrocarburos de Argentina (CECHA), mantuvieron un encuentro con el Presidente electo, Alberto Fernandez, para hacerle saber sobre las necesidades del sector.

Estacioneros del interior del país se vieron sorprendidos por el contenido del petitorio al que señalan como inconsulto e incompleto.

Reclaman además haber sido “informados a través de la prensa nacional, de la voluntad de nuestros representantes (CECHA) de mantener una reunión con el Presidente electo de la Nación a fin de elevar un petitorio que supuestamente sintetiza las necesidades del sector”.

“La verdad es que sorprende la actitud poco amplia de la dirigencia que ocupa la Cámara de Estaciones de Servicio de Argentina (CECHA) que, pretende representar los reclamos, definiendo en forma absolutamente arbitraria e inconsulta el conjunto aparentemente cerrado temas a resolver ya que en el mismo no aparecen en agenda cuestiones centrales que nos han impactado durante este tiempo”, señalaron un grupo de estacioneros del interior del país.

Consultados por INFOPARANA.COM.AR, los estacioneros coincidieron en que:

No se reconoce como problema, el formato de los aumentos, en este último periodo los aumentos han sido telegrafiados de forma tal de que las Empresas Petroleras nos han descapitalizado no vendiéndonos, los clientes vaciaron nuestros tanques e inclusive el nivel del aumento se transformó en un capricho, un mecanismo berreta de “prueba y error” que en la mayoría de los casos y en forma secuencial nos impactó ya que luego del aumento nos propinaron reducciones de precios con los quebrantos inherentes, este mecanismo cada vez más perverso se terminó de materializar durante este último tiempo y aun así se prefiere ni siquiera mencionarlo.

No se reconoce como problema, la distribución geográfica de los precios, una acción absolutamente injustificable y para nada Federal sin mencionar que resulta distorsiva, odiosa e impropia de cualquier gestión sensata. Nosotros sostenemos que si Coca Cola o Mac Donalds (entre muchísimos otros) puede vender su producto al mismo precio en todo el país, no vemos la imposibilidad que tienen las Empresas Petroleras para copiar eta política comercial, más aun no entendemos como este simple gesto de equidad no forma parte de las Políticas Publicas, por ende no interpretar esta problemática que se vio inclusive amplificada durante este último periodo desnuda seguramente una falta de interpretación de nuestras problemáticas.

No se reconoce como problema, la pretendida dolarización de los precios de los combustibles que componen nuestra oferta, todos sabemos que la economía de nuestros clientes y por ende nuestras ventas están, mal que nos pese pesificadas, por ende sostener la pretensión de dolarizar nuestra oferta es algo como mínimo insustentable y que solo terminara reduciendo en forma importante el volumen de nuestras ventas, de manera que este problema es crucial y no resulta estar interpretado en los reclamos pretendidos, agrego así mismo que durante este último periodo nuestros representantes se han destacado por ser voceros de los supuestos retrasos en los valores de venta de los combustibles, o sea voceros de las Petroleras algo que tampoco interpretaron como un problema.

No se reconoce como problema, el formato de la relación comercial entre la Petrolera y nuestras Estaciones, donde hemos naturalizado un pago adelantado, adelantamos el pago inclusive hasta la consideración discrecional de las Empresas que consideran acreditados los importes, luego destraban la entrega de un combustible, de esta manera que se abstrajeron de la realidad de mercado, un mercado deprimido del que nosotros no podemos zafar que nos impone sus reglas y que ha hecho que el costo de comercialización que las Empresas Petroleras se niegan a reconocer alcanzo niveles que llevaron a la mayoría de la Estaciones al quebranto, acá tampoco hay problema.

Inclusive el no haber explorado a través de reuniones con el oficialismo y la oposición con antelación a las elecciones a fin de conocer e intentar influir sobre “la Política” en una instancia anterior, desnuda la desorientación de nuestros representantes, agregaron.

Sintetizaron la actitud en general de la dirigencia en términos de representación refiriéndose a “un extraño caso”, un problema descrito en la literatura allá por el año 1886, sobre la relación entre el Dr. Henry Jekill y el Sr. Edward Hyde.

Parecería que el mandato de representación genera algún tipo de trastorno disociativo de la identidad a tal punto de desvincular, al menos parcialmente, los planteos de las realidades, convirtiendo nuestros pares en peligrosos monstruos misántropos, finalizaron.