Si el HCD demora el tratamiento del aumento del boleto facultará al Ejecutivo a actuar por decreto

Foto: La Voz.

El encuentro de la Comisión de Servicios Públicos, que preside Elsa Ermácora (Paraná de Pie), fue suspendido a último momento bajo un escueto argumento. Allí debía obtener dictamen el proyecto de adecuación tarifaria del servicio de transporte público en colectivo, presentado por el Ejecutivo Municipal, sin embargo, aún no hay fecha para una nueva reunión. Esta situación, según lo establecido en el Marco Regulatorio, puede hacer que la decisión quede finalmente en manos del intendente.

Luego del Decreto N° 101, que estableció un aumento del boleto de colectivos del 53%, y ante el reclamo de los concejales y organizaciones de vecinos, el Ejecutivo realizó una convocatoria a sesión extraordinaria que se llevó adelante el pasado 25 de febrero con el objetivo de tratar el incremento. Allí, por unanimidad, el Concejo Deliberante aprobó el giro a la Comisión de Servicios Públicos del proyecto. A su vez, esa Comisión habilitó la participación de vecinos, concejales y organizaciones interesadas en expresar su opinión en torno a la medida solicitada por la Unión Transitoria de Empresas, Buses Paraná, actual concesionaria del servicio. Una vez finalizada esa ronda de exposiciones debía realizarse la reunión en que los integrantes de la comisión darían dictamen al proyecto para su posterior tratamiento en sesión ordinaria. El encuentro estaba previsto para este miércoles pero, a último momento, fue suspendido por decisión de la presidenta de la comisión, Elsa Ermácora, quien alegó razones familiares, sin fijar fecha de una nueva convocatoria. Esta dilación, provocada primero por el envío a comisión, donde llamó la atención el acuerdo inmediato del oficialismo; luego, por las rondas de consulta; y ahora, por la suspensión de la reunión en que debía darse dictamen, está a punto de agotar los plazos establecidos en el Marco Regulatorio del Transporte Urbano de Pasajeros para el tratamiento en el Concejo Deliberante.

El mencionado marco, establecido por la Ordenanza Nº 9462 de 2016, expresa en su artículo 52: “Si la variación de los costos verificados, respecto de la última determinación, supera el 10%, deberá darse inicio al tratamiento para la adecuación de la tarifa del Transporte Urbano de Pasajeros. Para dicho tratamiento, el Departamento Ejecutivo Municipal emitirá el acto administrativo proponiendo la adecuación de la tarifa y que será elevado al Honorable Concejo Deliberante para la necesidad de su aprobación por simple mayoría de votos. El Honorable Concejo Deliberante tendrá un plazo máximo de 20 días para expedirse sobre la adecuación, y de no hacerlo en ese plazo, el Departamento Ejecutivo Municipal tendrá la potestad subsidiaria de fijarla”.

El ingreso del proyecto al HCD para su tratamiento fue el pasado 25 de febrero, el plazo de 20 días comenzó a correr desde ese momento y finaliza el 25 de marzo, exactamente la fecha en que fue convocada la segunda sesión ordinaria del año. Es decir, el proyecto debe obtener dictamen la próxima semana, previa a la sesión, de lo contrario, “el Departamento Ejecutivo Municipal tendrá la potestad subsidiaria”, de fijar la tarifa, tal como lo indica el Marco Regulatorio.

Para obtener dictamen, el proyecto requiere cuatro firmas de la Comisión de Servicios Públicos, integrada por Elsa Salazar (presidenta), Santiago Gaitán, Emanuel Gainza, María Marta Zuiani, Stefanía Cora, Cristina Sosa y Luis Díaz. El dictamen permite que el proyecto sea tratado en sesión ordinaria y aprobado mediante la mayoría simple, es decir la mitad más uno de los presentes. La actual situación del oficialismo en el HCD, con un concejal ausente, Pablo Hernández, con prisión preventiva en el marco de la causa narcomunicipio, y el alejamiento de Ermácora y Gaitán, no es tan cómoda incluso para alcanzar la mayoría simple. El apoyo irrestricto del bloque UNA – Frente Renovador, conformado por dos concejales, de los cuales uno, Luis Díaz, forma parte de la lista de concejales con que el intendente Varisco buscará su reelección este año, lo acerca al número necesario. El escenario electoral, donde Fadel, por ejemplo, o Ermácora y Gaitán, están fuera de todo, varía el escenario dentro del recinto. La posibilidad de que el intendente decida por decreto el aumento del boleto, acordando con la empresa un incremento menor al inicial vía subsidio, no sería un mal resultado para el oficialismo. De mínima una suma cero y tal vez la deriva hacia un lugar incómodo para la oposición que, a pesar de haber obligado a modificar la trayectoria de la decisión del Ejecutivo, no logró variar el resultado de la misma. Dicho de otro modo, a pesar de las marchas y contra marchas, ciertos tropiezos de Cambiemos y su exposición mediática, obligados por la intervención de los concejales opositores, el resultado es que el aumento impactará de igual manera en el bolsillo de los vecinos y si resulta amortiguado será producto de las gestiones del Ejecutivo.