10.3 C
Paraná
martes, junio 22, 2021
HomePolíticaUrribarri: Aquel 27 de Octubre me dejó “una sensación de orfandad”

Urribarri: Aquel 27 de Octubre me dejó “una sensación de orfandad”

El Embajador Argentino en Israel, Sergio Urribarri, forma parte de un selecto grupo de personalidades que recuerdan a Néstor Kirchner en un compilado editado por la editorial Planeta e ideado por Jorge “Topo” Devoto.

“Néstor incomprendido en sus inicios, amado, llorado y convertido en héroe. Néstor asumiéndose parte de una generación diezmada. Néstor entrando a la Casa Rosada con sus valores y sus convicciones. Néstor llegando a Entre Ríos para que los maestros cobraran después de cuatro meses. Néstor bajando los cuadros. Néstor impulsando las políticas de Memoria, Verdad y Justicia. Néstor librándonos del FMI. Néstor construyendo la unidad latinoamericana. Néstor haciendo crecer la economía. Néstor abrazando a los jóvenes, a las Madres, a las Abuelas. Néstor recuperando la política. Néstor despedido en un mar de lágrimas y amor. Néstor diciéndonos que cuidemos a Cristina”.

Así comienza el relato el capítulo que Urribarri escribió y que forma parte del trabajo impreso bajo el título “Néstor, el hombre que cambió todo”. Una síntesis perfecta de lo que luego describe.

Urribarri, se califica como “un gobernador políticamente débil” en un contexto histórico complejo en el que tomó una férrea posición en defensa de la resolución 125 que enfrentó al campo con el gobierno pero que, con esa gestualidad, logró el reconocimiento de Néstor Kirchner quién en principio lo asociaba a Jorge Busti lo que, según narra Urribarri en el libro, generaba en el santacruceño cierta desconfianza.

A pesar de esa cautela, Kirchner habilitó a “Alberto a que me diera una mano acompañándome en parte de la campaña y el día de mi asunción como gobernador, Alberto estuvo también a mi lado. El trato con Néstor en mis primeros tiempos como gobernador fue cordial, pero claramente protocolar”, sigue.

El entrerriano recuerda el contexto de la charla que lo depositó frente a una multitud en plaza de mayo. Un gesto que ponía en evidencia la confianza y el respeto que se iba ganando del sureño.

“Cuando terminé –el discurso-, Néstor me abrazó y me confió: “Ahora entiendo por qué Cristina hincha tanto con vos”. Yo me bajé de ese palco justificado, orgulloso, incluso reivindicado, porque cuando volví a Entre Ríos era otro, y los que hasta ese momento me vapuleaban empezaron a volver”, narra.

“Desde entonces, Néstor se transformó en un amigo entrañable, en mi hermano mayor, como me gustaba decirle. Teníamos charlas interminables y muchas veces la cosa se ponía álgida. Había discusiones, momentos de altísima tensión y de ese cinismo mutuo con el que jugamos muchas veces en la intimidad. Pero yo siempre le tiraba algún dicho del pago y terminábamos a las carcajadas. Los días que siguieron nos transformaron en compañeros de lucha”, agrega.

El ahora embajador, fue ganándose el respeto de una figura que, según sus propias palabras, dejó aquel 27 de octubre “una sensación de orfandad”.

“Es difícil escribir sobre el flaco, sobre sus sueños, las convicciones que alimentaban su coraje, su modo particular de conducir, de persuadir. Fue sin dudas un militante de convicciones, brutalmente honesto en sus actos, atrevido y mordaz ante la implacable realidad, acosado en todos sus instantes por el hambre y la injusticia de sus hermanos. Un incansable luchador de lo imposible. Y siempre un libertador”, concluye su referencia al ex presidente Néstor Kirchner.

El trabajo cuenta con el aporte de, además del Presidente y mentor, Alberto Fernández (Una especie de Sarobe de Perón), de Su Santidad Francisco, Oscar Parrilli, Hugo Moyano, Fernanda Raverta, ex gobernadores, dirigentes sociales y personalidades de la cultura.

NOTICIAS RELACIONADAS