¿Vuelos de cabotaje para mediados de julio?

El Gobierno estima que a mitad de julio se retomarán los vuelos de cabotaje interprovinciales pero sin pasar por Buenos Aires. En tanto, los vuelos al exterior se estiman para mitad de agosto, aunque los destinos dependerán de la evolución de la pandemia en cada país.

Mientras tiene lugar un aumento de casos de coronavirus en el país, el Gobierno ya confecciona la agenda para el día después. En este marco uno de los temas que se analiza por estas horas en materia de apertura de actividades son los vuelos nacionales e internacionales. Si bien la Resolución 144/2020 restringió los vuelos comerciales hasta el 1 de septiembre, el Gobierno estima que a mitad de julio se retomarán los vuelos de cabotaje interprovinciales pero sin pasar por Buenos Aires. En tanto, los vuelos al exterior se estiman para mitad de agosto, aunque los destinos dependerán de la evolución de la pandemia en cada país.

Según información de fuentes gubernamentales, el Ministerio de Transporte trabaja en un protocolo junto con la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) para el regreso a la actividad. El texto contempla, entre otros puntos, que los aviones funcionen al 70% de su capacidad, para respetar el distanciamiento social. Sin embargo, altos funcionarios de esta cartera consideraron que de todas maneras “la demanda va a estar por debajo de esa cifra, porque en principio va a haber cierto temor a viajar”.

“Hay que empezar a generar confianza en el pasajero”, argumentaron desde el ministerio que conduce Mario Meoni. Mientras tanto, la operación de trenes y micros entre provincias va a ser posterior a la habilitación de los vuelos, debido a que la cantidad de personas que viaja en esos medios es mayor. Sin embargo, la medida puede modificarse “en función de cómo evolucione la pandemia”.

Según lo previsto en Transporte, los primeros viajes en micros y trenes entre provincias serán “situaciones excepcionales” y sin paradas intermedias.

Desde el Gobierno estiman retomar la actividad de manera “más o menos normal” para mitad de septiembre y octubre, y confían en que cuando eso suceda el problema pasará por la falta de demanda de pasajes y no por la oferta. Para el verano, se muestran tranquilos respecto a las operaciones.

El plan de Transporte para la “nueva normalidad” aérea es poder dar a los pasajeros la previsibilidad de poder programar un vuelo por mes o cada quince días, en lo que respecta al exterior, al menos en las primeras semanas de transición. El calendario de vuelos internacionales no estará listo hasta los primeros días de julio. En el caso de las provincias, habrá que negociar con cada gobernador.