La Publicidad de consumo: “Panacea” de nuestro sector

Por Alejandro Di Palma, Productor agropecuario - Porcinicultor

Ante cualquier análisis que se proponga hacer sobre el sector porcino, resultan inmediatas la falta de claridad para definir rumbos, la dificultad para prever escenarios futuros y dado que la respuesta a toda crisis es idéntica, cabe la pregunta porque no sostener esa respuesta como política permanente, aunque seguramente será desaconsejable insistir en la misma poción como remedio ante cualquier enfermedad.

Esta claro que el impacto del COVID19 y su posterior cuarentena, resultó imprevisible, pero también es cierto que encontró a nuestro sector en una posición tan cómoda para los productores medianos y grandes, que permitió, por enésima vez, orientar todo esfuerzo de gestión en poco transparentes “convenios Chinos”.

Sin perjuicio de que estos “convenios Chinos”, han sido varias veces referidos e inclusive caracterizados por esta columna (para disgusto de parte de la actual dirigencia), hoy resulta interesante solo considerarlos como un evento distractivo, digamos que el sector prefirió seguir saboreando el “caramelo de madera” en vez de pensar, analizar y debatir sobre cual debería ser su dirección, incluyendo fundamentalmente la ampliación de la participación en el mercado interno.

Argentina indiscutiblemente fundó su futuro en el potencial de “Vaca Muerta” y NO solo por falta de imaginación sino hasta por carácter transitivo, nuestro sector lo hizo en “Vaca Viva”… parecería que debemos siempre seguir la dirección que nos proponen los profetas de lo maravilloso, siempre siguiendo proyectos disruptivos, casi increíbles, que prometen salvar al sector, mientras, día a día nuestros productores desaparecen con velocidad superior, esa fue nuestra única sorpresa… la destrucción.

En esta comparación que quizás muchos consideren odiosa, es importante analizar lo que consiguieron cada uno de los dos sectores mencionados ante la postergación que propinó la actual crisis a proyectos que intentaban ser similares, solo que quizás la capacidad de lobby tanto así, como de interpretación, resulta palmariamente divergente. Digamos que “Vaca Muerta” consiguió el “barril criollo”, una subvención al sector Petrolero que se prefiere evitar dimensionar por lo obscena en tamaño, mientras que a nuestro sector le importaron 1.700 Toneladas de cortes de preferencia en Marzo y hemos quedado afuera de todo tipo de ayudas que el Estado repartió a diestra y siniestra, digamos que el sector petrolero tiene un equipo de lobbystas de características similares al “Club Atlético Barcelona” mientras nosotros contamos con un equipo algo más “contenido”, para no ser ofensivo diría que “menos brillante”, esta diferencia la vemos, lamentablemente, en el resultado de la atención dispensada.

Este estado referido de nuestro sector, casi de levitación sobre la miseria, difícilmente resulte poder desvincularse de la falta de claridad de los que definen rumbos, es menester señalar que desde hace mucho tiempo nuestro sector responde ante una crisis (cada vez más frecuentes) del mismo modo casi convulsivo, es decir rápidamente y sin control. En forma pronta, se procede a materializar sin dilación, un esfuerzo publicitario para sugerir al publico el consumo de cerdo. Política publicitaria y sectorial quizás acertada, solo que al respecto cabe la pregunta: ¿porque discontinuarla si fuera la respuesta a todos nuestros males…?

La respuesta al anterior interrogante, quizás resida en el hecho de que, ante una crisis, el sector simplemente NO tendría respuesta, ya que “la única acción es siempre única e idéntica”, publicitar el consumo de cerdo.

Podríamos también asegurar que este este gesto de exhortación al consumo de carne porcina, ha resultado ser para nuestro sector, como “la compasión”, el remedio universal, pronto, infalible y barato, simplemente nos da resultado.

Es que, efectivamente “la publicidad sobre el consumo” para nuestro sector, ha demostrado ser la “panacea” (voz griega panakos y significa ‘remedio para todo’) buscada por los alquimistas durante siglos, un mítico medicamento que cura todas las enfermedades, inclusive prolonga indefinidamente la vida… lamentablemente la búsqueda de esa poción refiere a la “Edad Media”, que termino con Colon descubrimiento América.

El problema radica en la posología de estos remedios, se advierte que el sector esta entrando en niveles de sobre-exposición y quizás seamos víctimas de efectos indeseados o reacciones adversas, después de todo en el siglo XXI el uso de pociones genéricas es algo difícil de sostener.