Efectos Colaterales

Opinión: Por Alejandro Di Palma, porcinicultor

Estamos asistiendo como observadores a una era en la cual, NO solo el valor de la verdad, se desvanece a partir de los infructuosos intentos de permutar las realidades por relatos fantasiosos, sino que también la devaluación de la palabra es un fenómeno casi atmosférico, pedestre.

La gratuidad que ofrece la banalidad, para personajes centrales de los ámbitos que definen nuestras vidas(funcionarios), sorprende y quizás explique en algún punto (por lo menos) las explosiones populares de hartazgo que se vienen verificando en el mundo, quizás retroalimentadas entre sí.

El primer síntoma de esta “alienación”, se manifiesta por una negación de la realidad, un estado de situación solo aspiracional que normalmente es extremadamente venturoso, temerariamente opulento a tal punto de ser celebrado no solo por los personajes (funcionarios) sino por “los cortesanos” que, como se describe abonan esta alienación.

Avanzado el síndrome se verifican otros síntomas que llevan a estos personajes(funcionarios), a explicaciones imposibles, se multiplican las referencias vagas, insustanciales, difusas, que refieren a invasiones alienígenas, teorías conspirativas y ahora a inesperados resultados democráticos.

En esta categoría y seguramente al tope del ranking podríamos inscribir las explicaciones de Madame Lagarde sobre las actuaciones del FMI en relación a Argentina, recordando algunos conceptos:

-“Hicimos lo mejor que pudimos en ese momento cuando los líderes de la Argentina vinieron a nosotros porque estaban en una muy difícil situación”, será casualidad para Madame que los líderes distraigan su atención casualmente en momentos complejos y hasta cuando se presentan problemas económicos, será para Madame una casualidad ?

-“El destino de la institución es ser el chivo expiatorio cuando las cosas van mal y ser criticado, ex post, por esos maravillosos economistas que no dijeron una palabra cuando el FMI interviene”, este estigma del FMI, Madame, si me permite, quizás resulte a partir de los yerros tanto en los diagnósticos como en las medicinas propuestas por ese supuesto “grupo de expertos” que cobran y tienen privilegios conforme ESA categoría.

-“reconoció que el programa que la Argentina acordó con el FMI “tuvo efectos colaterales, se incrementaron la pobreza y la alta inflación”, pero consideró que contenía “suficientes protecciones para la seguridad social que permitían activar medidas de seguridad orientadas a proteger a los sectores más vulnerables”… vemos que desde la retórica Madame considera como un simple daño colateral a la pobreza, a partir de estas declaraciones sería interesante consultar cuál era el principal objeto de la consulta al FMI ?… creo que queda claro a partir de los comentarios de Madame que este objeto, NO era precisamente la sociedad.

-“A la hora de evaluar qué salió mal, se refirió al impacto que tuvo en el mercado financiero la sorpresiva victoria opositora en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias de agosto pasado”, seguramente Madame consideraba necesaria la victoria del oficialismo, inclusive se podría asegurar que la “operación” del FMI se podría circunscribir a la participación abierta y descarada en una campaña política, la campaña más onerosa como así mismo la más inútil de la cual se tenga registros, por eso se ha podido perder de vista el detalle trivial, superficial, casi intrascendente de LA GENTE, la sociedad, la pobreza se disparó a niveles astronómicos, un simple “efecto colateral”.

Estos “efectos colaterales” cada vez resultan más comunes por la falta de acción, previsión o irresponsabilidad de líderes no capacitados para la conducción de su mandato. Así mismo la “alienación” de los líderes, referida en párrafo anterior es abonada con monotonía creciente, a partir de la simpatía que exhibe este curioso conjunto de personas que prefiere reunirse, para nutrirse de las realidades, con gente que exhibe imposibilidades sistemáticas de ofrecer un punto de vista divergente al oficial, así lo describe Madame en un párrafo de la entrevista y como corolario de su infeliz paso por el FMI, a saber: “durante su gestión al frente del FMI aprendió en qué consiste “la importancia de escuchar” y en este sentido afirmó que es necesario escuchar”….

Señor Bahilo, esto es para usted:

Esperamos que muchos funcionarios que definen escenarios en este nuevo periodo tengan el tino de escuchar “otros interlocutores” que seguramente van a describir realidades menos preferibles, pero más ajustadas a esta realidad… que nos asfixia.